Skip to main content

In The News

Un sistema lechero argentino exitoso que trabaja en la sombra

July 29, 2019

Para una familia de productores argentinos, el sistema de producción de leche “cama de compost”, ha generado significativas ganancias en su productividad y, consecuentemente, importantes beneficios en la industria.

Ubicada en Pellegrini, en el corazón de las intensas precipitaciones de la Pampa Húmeda, a unos 400 km al suroeste de Buenos Aires, el Grupo Chiavassa ordeña a 1,300 vacas Holstein que abastecen a fabricantes de leche, queso, yogur y helados.

1.jpg

En promedio, el rebaño produce 45,000 litros diarios que contienen 3.4%  de grasa y 3.3% de proteína. Sin embargo, los niveles de los sólidos en la leche se ajustan de acuerdo con la demanda del mercado, especialmente en verano; cuando los fabricantes de helados ofrecen hasta un 20% adicional al precio de la leche.

La clave para la operación es su sistema de “cama de compost”, que maximiza el confort de las vacas y minimiza los problemas de salud.

r0_110_7061_4080_w1200_h678_fmax.jpg

El compost para el confort requiere un mantenimiento constante, removerlo dos veces al día con un cincel o un rotovator.

Cada cobertizo de 160x28 m alberga aproximadamente 200 vacas, que son ordeñadas tres veces al día a través del sistema rotativo interno.

Productor de tercera generación, Cristóbal Chiavassa, señala que el negocio de 1,750 hectáreas está generando una ganancia de US13c/litro (aproximadamente A19c), en comparación con el promedio de la industria de aproximadamente US3c/litro de ganancia.

Chiavassa dice que el tambo está produciendo leche a US $ 24c/litro con un precio de venta promedio de 37c. La mayoría de los tambos está produciendo leche a alrededor de US $ 30c% con un precio de venta de 33c, destaca.

“Nuestra orientación es producir mejor”, comenta Chiavassa. “Tenemos como ventaja la experiencia de generaciones y, ahora, la tecnología para mejorar la eficiencia y aumentar la productividad”.

r0_89_3626_2128_w1200_h678_fmax.jpg

Parte del sistema de “cama caliente” es  una cama de compost (hecha con cáscaras de maní), que maneja la degradación del estiércol y promueve la salud en el rebaño.

El compost requiere un mantenimiento constante, removerlo dos veces al día utilizando un cincel o un rotovator.

r0_429_5520_3545_w1200_h678_fmax.jpg

Con un calor de hasta 60 grados Celsius, el compost también ayuda a minimizar las bacterias que causan la mastitis. El compost se retira cada seis meses, reemplazándolo con una nueva cama de cáscaras de maní.

El recuento de células somáticas del rebaño está en el rango de 250,000 a 300,000 en comparación con los niveles habituales en la Argentina de 400,000 a 500,000 de SCC.

Cada una de las vacas está equipada, además, con un collar electrónico para monitorear la actividad del rumen, como parte de un sistema de aviso. Las vacas que registran una menor ingesta de alimento a menudo se encuentran en las primeras etapas de mastitis, lo que permite que esas vacas sean atendidas en una etapa más temprana.

r0_0_3000_1687_w1200_h678_fmax.jpg

La gestión de la alimentación es también una máxima prioridad. El Grupo Chiavassa cultiva todos sus forrajes bastos, en parte gracias a una confiable lluvia anual de 1,200 mm.

Los componentes del ensilaje de la ración mixta total incluyen de forma continua al secuestrante de micotoxinas Mycosorb de Alltech, para maximizar la conversión alimenticia.

El asesor de nutrición de Alltech Lienert de Australia, Toby Doak, dice que estos sistemas de producción lechera se adaptan sobre todo a los sub trópicos de Australia, donde las altas temperaturas y la humedad son problemas importantes.

r0_0_3000_1687_w1200_h678_fmax (1).jpg

“Ya hemos visto varios de estos sistemas introducidos en Australia, porque se entiende bien que a mayor confort de las vacas aumenta directamente la productividad”, añade Doak.

“Indudablemente hay un alto gasto de capital involucrado, pero proporcionar el alimento a las vacas como parte de un sistema de ración mixta total, es ciertamente una buena elección debido a la mayor eficiencia de los alimentos”.

r0_282_5520_3398_w1200_h678_fmax.jpg

“Prácticamente no hay deshechos ni desperdicios de alimentos. Es una forma también en la que los productores pueden tener un mayor control en el impacto al medio ambiente”.

El gerente de Alltech Argentina, Jerónimo Larumbe, afirma que el Grupo Chiavassa es una de las empresas lácteas líderes en la Argentina.

“La familia ha juntado la tecnología con la experiencia de generaciones, para maximizar la productividad de su operación lechera”, comenta Larumbe.

r0_0_3000_1687_w1200_h678_fmax (2).jpg

La altamente productiva región de las Pampas de Argentina cubre 750,000 kilómetros cuadrados (para poner eso en perspectiva, es una fracción del tamaño de los 809,000 kilómetros cuadrados del estado australiano de Nueva Gales del Sur).

Pero a pesar de la aparente gran ventaja competitiva que promete esta región agrícola, la Argentina enfrenta desafíos estructurales graves.

La inflación está en un sorprendente 34% y el desempleo ha superado el 9%.

Este artículo es una traducción de Mark Phelps, periodista australiano. Link al artículo en Inglés: https://www.queenslandcountrylife.com.au/story/6201047/argentinian-dairy-sets-the-pace/