Skip to main content

Por el bien del salmón: Soluciones a los piojos de mar

Si usted es un productor comercial de salmón, un científico de investigación acuícola o un consumidor que le gusta el pescado, debe considerar la importancia del Lepeophtheirus salmonis.

De hecho, este piojo de mar es la razón por la cual su cena con salmón representa tanto en su factura del mercado. Los precios de mercado para el salmón cultivado alcanzaron niveles históricos.

Los pequeños crustáceos, comúnmente conocidos como piojos de mar, que se alimentan de la mucosa, la piel y la sangre de los peces son un desafío fascinante para los investigadores acuícolas, pero la pesadilla del productor.

Con el mercado mundial de salmón estimado en $10.7 mil millones anuales (IntraFish), los productores de salmón en los principales países productores, como Noruega, Escocia, Canadá y Chile, compiten para combatir las infestaciones de estos dañinos ectoparásitos.

Las infecciones por piojo de mar son un fenómeno natural entre los salmones salvajes del Atlántico. Lo relativamente nuevo es la introducción en las granjas acuícolas a gran escala, esencialmente en las enormes jaulas marinas, ubicadas en áreas protegidas a lo largo de las costas.

El problema comienza cuando los salmones salvajes llevan estos piojos a las costas.

“Estas poblaciones naturales de piojos, en sus etapas juveniles flotan en la corriente y se adhieren al salmón, también llegan a nuestras costas sobre las poblaciones salvajes de salmón hasta sus áreas de alimentación en el Atlántico Norte", dijo John Sweetman, gerente de proyectos internacionales para acuicultura de Alltech. “A medida que entran en los estuarios y las áreas de la bahía para prepararse para ir río arriba y encontrar agua de menor salinidad, los piojos de mar, intolerantes al agua dulce, se separan de los peces”.

Bajo esas condiciones semi-salinas, los piojos de mar juveniles persistentes se convierten en agentes infecciosos que se aprovechan del salmón enjaulado cercano. La densidad de la población de estas culturas enjauladas permite que el parásito se propague rápidamente e incluso contamine la población de salmón silvestre.

“Los piojos de mar causan daño físico”, expresó Sweetman. “El daño físico en la piel del animal permite que los patógenos oportunistas penetren en la piel. Por lo tanto, tienen patógenos bacterianos oportunistas que ingresan a través de la lesión y crean interrupciones en las membranas y las estructuras de barrera de la piel”.

El resultado es un cóctel letal de dolencias: disminución en la resistencia a las enfermedades; edema; inflamación celular; hiperplasia; desprendimiento del epitelio; hemorragia; secreción de moco; estrés osmorregulador; y disminución del apetito.

Buscando una solución a los piojos de mar

Se ha iniciado un proceso de eliminación con la búsqueda de soluciones para satisfacer tanto la economía de producción como las exigencias de los consumidores por la transparencia y seguridad en las fuentes de alimentos.

Ninguna estrategia actual proporciona protección completa; pocas superan la protección del 50 por ciento, según el Dr. Karl Dawson, vicepresidente y director científico de Alltech.

Los enfoques de mitigación han incluido el benzoato de emamectina. Introducido en el año 2000 y comercializado como SLICE®, el antimicrobiano se suministra al salmón, envenenando cualquier piojo de mar que muerda el tejido de los peces.

"En los últimos años, se ha desarrollado una resistencia, por lo tanto la dosis efectiva actual es aproximadamente cinco veces mayor de lo que solía ser y continúa aumentando", afirmó Dawson en una presentación durante ONE: La Conferencia de Ideas de Alltech 2017.

Actualmente, los productores buscan programas de manejo integral para combatir los piojos de mar. En Noruega, esos costos de mitigación se suman a los costos de producción resultantes de una fuerte regulación.

“Estamos hablando de un promedio de 0,5 piojos por pez como límite superior para poder realizar algún tratamiento en una región para reducir la carga de piojos en los peces”, expresó Sweetman.

Nuevas instalaciones que se están construyendo en Noruega están diseñadas para mantener a los peces durante más tiempo alejados del mar, antes de ser trasladados a las jaulas marinas. La idea es reducir el tiempo de exposición a los piojos de mar.

En el 2016, Chile, otro de los principales productores mundiales de salmón del Atlántico, se convirtió en el primer país en aprobar un tratamiento de alimentación formulado por Elanco. Los estudios mencionan que el tratamiento inhibe la formación de quitina en los piojos de mar, evitando que los piojos se conviertan en adultos. Los peces tratados con este medicamento ahora son aptos para el comercio en muchos de los principales mercados de exportación, incluidos Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Brasil, según SeafoodSource.com.

Una opción no farmacéutica, dentro el arsenal, contra los piojos de mar

Alltech y sus socios de investigación están investigando un enfoque novedoso, inspirado en el trabajo con otros animales, evaluando una fracción específica de pared celular rica en mananos (MRF); dirigido por Dawson y el Dr. Keith Filer, coordinador de investigación para acuicultura en las instalaciones de Alltech en Kentucky.

“El interés en utilizar este material, originalmente, fue influenciado por estudios en pollos los cuales indicaban que la exposición a la fracción rica en mananos, en etapas temprana de la vida, mejoraba la inmunidad innata de los pollos”, comentó Dawson.

Los científicos de Alltech creen que esta inmunidad innata es fundamental para desarrollar resistencia a ectoparásitos como los piojos de mar. Es la base de los esfuerzos actuales de Dawson, Filer y su equipo para exponer a los peces jóvenes a dicha fracción. 

El MRF es un carbohidrato derivado de la célula externa de una cepa específica de levadura, Saccharomyces cerevisiae 1062, utilizando un proceso patentado desarrollado por Alltech. Su uso como suplemento alimenticio en animales terrestres ha sido bien documentado en más de 500 ensayos y numerosos artículos revisados ​​por expertos, y recientemente se ha establecido su efectividad en la acuicultura, según un artículo de International Aquafeed sobre morfología intestinal del cual Sweetman es coautor junto con Arkadios Dimitroglou, Simon Davies y Silvia Torrecillas.

Los investigadores informaron que el MRF “no solo mejora la morfología gastrointestinal y, por lo tanto, su función a través de una mayor superficie de absorción y una mejor capacidad de absorción, sino que también interactúa con el sistema inmune de una manera moduladora y altera las enzimas. La combinación de todos estos beneficios se traduce en un mejor desempeño, resistencia y una respuesta inmune óptima y, por lo tanto, ofrece una producción más rentable de interés para el productor comercial”.

A medida que el salmón comienza a madurar se adapta de por vida al agua salada; en su etapa intermedia conocida como "smolt", Filer considera es un momento oportuno para la preparación de su sistema inmune mediante la exposición a nuevos ingredientes alimenticios.

“El sistema mucoso del pez se considera una parte de su inmunidad innata”, explicó. “Por lo tanto, mejorará su producción de moco, y luego, cuando salgan al mar, les permitirá luchar contra esos ectoparásitos”.

"Esto es extremadamente interesante para nosotros en la industria acuícola, porque el moco asociado al intestino es un componente clave del sistema inmune innato”, dijo Sweetman, cuyo trabajo original se inició en el Mediterráneo en el 2004 con una prueba inicial en salmón, lubina y besugo.

Actualmente, Alltech continúa explorando nuevas técnicas para utilizar las propiedades únicas de MRF en la industria salmonera. Cuando se utiliza como suplemento alimenticio, se ha demostrado que aumenta la producción externa de moco en la superficie del pez, lo que mejora la inmunidad innata general y la resistencia a las enfermedades de los peces. La suplementación activa ha reducido las infestaciones por piojos de mar hasta en un 57 por ciento, según Sweetman.

Este es un enfoque novedoso para mejorar nutricionalmente la resistencia a las enfermedades y controlar los molestos piojos de mar.  

“Al mirar hacia el futuro, la industria tendrá una herramienta adicional en el arsenal, para mejorar la resistencia del salmón a las infecciones por piojo de mar”, expresó Dawson. “Esta herramienta será una pieza central de los mecanismos de control avanzados a medida que nuevas y más efectivas formas de administrar los suplementos estén disponibles”.

¿Alguna pregunta o comentario?