Skip to main content

"La evolución de los alimentos" y el gran debate sobre los OGM

Según Mark Twain, “El público es el único crítico cuya opinión vale la pena considerar”. Esto es cierto para muchos temas muy debatidos, y ciertamente los organismos genéticamente modificados (mejor conocidos como OGM), no son la excepción. Y, aunque hay muchos defensores que son claramente pro o anti-OGM, ambas partes parecen estar luchando por objetivos en común: alimentos seguros y abundantes para todos, menos productos químicos tóxicos utilizados a nivel mundial y un sistema alimentario más sostenible.

En la noche de clausura de ONE: La Conferencia de Ideas de Alltech 2018 (ONE18), los asistentes se reunieron en el histórico Kentucky Theatre para una presentación privada del documental "Food Evolution". El Instituto de Tecnólogos de Alimentos (IFT por sus siglas en inglés) financió la película en un esfuerzo para inspirar la discusión y el debate acerca de los desafíos a los cuales nos enfrentamos a nivel mundial relacionados con la alimentación, el papel instrumental que desempeñará la ciencia al abordar estos problemas y la percepción pública en torno a la ciencia de la alimentación.

Al concluir la película, se realizó una discusión dirigida por el locutor irlandés Damien O'Reilly de RTÉ Radio 1, con dos de nuestros conferencistas de ONE18 - Crystal Mackay, presidente del Centro Canadiense para la Integridad de los Alimentos, y Jack Bobo, vicepresidente y director de comunicaciones de Intrexon.

Centrados en los alimentos y el futuro

El panel y la audiencia tuvieron muchas ideas valiosas en ambos lados del debate.

Jack Bobo pasó 13 años trabajando en políticas alimentarias globales en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y tres años trabajando con los productores de la película.

"De hecho, les dije que no hicieran una película sobre OGM porque sería demasiado provocativa", expresó.

Él cree firmemente que los valores superan a la ciencia cuando se trata de problemas como este. De hecho, comentó, "nunca me he encontrado con alguien que sea anti-ciencia. Dejen de decirle a la gente lo que hacen y díganle por qué lo hacen. La ciencia no le importará a la mayoría de las personas”.

MacKay comentó que necesitamos cambiar la conversación para discutir sobre nuestros objetivos en común.

“Esta tecnología, en particular, ha sido lanzada bajo un autobús debido a muchos otros problemas: anti-corporativos, anti-gula, etc. Por lo tanto, ¿cómo nos comunicamos acerca de una verdad complicada bajo simples mentiras?", Preguntó MacKay.

Bobo luego comentó: "Toda industria reguladora en el mundo ha concluido que los OGM no son dañinos".

Él cree que temas como este tienen que ver más con el tribalismo que con cualquier otra cosa.

"‘Nuestros amigos’ sienten de cierta manera algo, y queremos ser parte de este público más que preocuparnos por los ‘hechos científicos’", expresó.

En la misma línea, ¿cuándo fue la última vez que cambiamos de opinión sobre algo? Todo es posible. Bobo incluso admitió que primero él pensó que la agricultura de producción era la única solución hasta que aprendió más sobre la agricultura orgánica y lo que aporta a la mesa en términos de abordar los desafíos del sistema alimentario. Pareciera que una combinación de ambas prácticas se podría justificar.

Un miembro de la audiencia sabiamente preguntó: "¿El verdadero problema aquí no es tanto si la ciencia es correcta o incorrecta, sino la comunicación?" Nuestros panelistas estuvieron de acuerdo en que una mayor transparencia sería útil, pero que el problema sigue siendo complejo. 

Algo es cierto: nos dieron a todos una gran cantidad de ideas para pensar mientras consideramos cómo podemos avanzar en la alimentación de un mundo hambriento.

¿Alguna pregunta o comentario?