Skip to main content

 Calidad de la cáscara de huevo

En los últimos años se puede observar que la calidad externa del huevo ha cambiado sustancialmente comparada a 10 años atrás. Las gallinas que hoy están en producción son más exigentes en cuanto a nutrición, manejo e incluso más a la hora de adaptarse a los ambientes donde se están criando. Asimismo, los consumidores ahora también exigen huevos más saludables y nutritivos para sus familias.

La formación del oviducto, del cascaron y la parte interna del huevo exigen más de nosotros como profesionales de la industria. Lo que buscamos con un huevo de calidad es que tenga resistencia del cascaron, frescor, sabor y viabilidad dentro del mercado.

Hoy las aves viven más semanas de vida, mucho más de lo que estábamos acostumbrados en tiempos pasados, es por eso que es necesaria una mirada más profunda en el aspecto nutricional de las gallinas.

La avicultura actual requiere de un enfoque moderno para la suplementación con minerales. Esta nutrición moderna puede estar dada por el reemplazo total de minerales inorgánicos por la inclusión de minerales orgánicos a niveles significativamente menores; los cuales el ave absorbe, almacena y aprovecha mejor –lo que resulta en un mejor desempeño animal, mejor calidad de la cáscara y se alínea con las expectativas ambientales de reducción de excreción con minerales–.

Cuando buscamos una mejor calidad de huevo tenemos como consecuencia directa una mejor producción de esas gallinas, tenemos un huevo inocuo sin contaminaciones por bacterias y al final mayor rentabilidad al productor. La gallina sana y bien manejada va a producir un huevo con aporte nutricional adecuado y de alta calidad, tal como el consumidor desea para llevar a la mesa de su familia.

¿Alguna pregunta o comentario?