Skip to main content

No permita que los ladrones ocultos le roben sus ganancias

¿Está preparado para luchar contra las amenazas en su alimento? Aprenda a defender su operación avícola de los hongos y micotoxinas.

Las micotoxinas son una amenaza oculta en el alimento balanceado, lo cual puede afectar el desempeño y la salud de las aves. Las micotoxinas son metabolitos secundarios de compuestos químicos producidos por hongos como un mecanismo de reacción en respuesta a un estímulo ambiental. Los hongos pueden producir micotoxinas durante la temporada de crecimiento de la cosecha o durante el almacenamiento post-cosecha de los materiales de alimentación. Es común que el alimento balanceado se contamine con múltiples micotoxinas, ya que un hongo puede producir varios tipos de micotoxinas o múltiples hongos pueden producir micotoxinas en el mismo alimento. De hecho, el análisis realizado por el Laboratorio Analítico Alltech 37+® muestra que la contaminación por múltiples micotoxinas ha estado presente en el 92,3 por ciento de los alimentos para aves a nivel mundial durante el período 2017-2018. Como resultado, la presencia de micotoxinas es un problema grave que enfrenta la industria avícola a nivel mundial.

Las aves que consumen altos niveles de micotoxinas a través del alimento pueden mostrar signos clínicos evidentes de micotoxicosis en relación a ciertos tejidos específicos, órganos o en el desempeño. Sin embargo, normalmente lo más preocupante es el consumo de niveles más bajos de micotoxinas a largo plazo, ya que los síntomas no se evidencian a diario, pero de igual forma se convierten en un problema a largo plazo. En este caso, es importante observar de cerca a las aves y buscar una variedad de síntomas específicos y no específicos de la presencia de micotoxinas.

Un síntoma común del consumo de micotoxinas en las aves en concentraciones tanto bajas como altas es la aparición de lesiones, que comienzan en la boca y continúan a lo largo del tracto gastrointestinal. Estas lesiones a menudo son causadas por micotoxinas tricotecenos como el deoxinivalenol (DON) y las toxinas T2/HT-2, que causan estrés oxidativo y daño a las células a lo largo del tracto gastrointestinal. Estas lesiones, junto con otros efectos secundarios en el tracto gastrointestinal, como los cambios en la producción de moco, la reducción en la longitud de las vellosidades y los impactos en la inmunidad intestinal, pueden afectar la salud y el desempeño, y también pueden exponer a los pollos a una mayor colonización de patógenos intestinales. La presencia de micotoxinas, como DON y fumonisinas, se ha relacionado con una mayor colonización y severidad de patógenos como la Salmonella, E. coli Clostridium perfringens.

Considerando los muchos efectos que la micotoxina tiene en la salud de las aves, también es probable que se produzcan cambios en el desempeño. Investigaciones muestran que las aves en crecimiento pueden tener mayor incidencia de peso reducido y una pobre eficiencia alimenticia, mientras que las ponedoras y reproductoras podrían mostrar una producción de huevos reducida, baja calidad de huevos o una menor incubabilidad. Las aves jóvenes normalmente serán más susceptibles a los impactos de las micotoxinas. Al igual que muchos factores nutricionales y de salud, las micotoxinas en un ave joven podrían alterar la capacidad del ave para alcanzar su capacidad genética de desempeño.

Utilizando la calculadora Alltech PROTECT™ y el riesgo promedio del alimento balanceado para aves según el análisis Alltech 37+®realizado con muestras de América del Norte en el 2018, los pollos de engorde pueden perder aproximadamente 3,6 g/día de ganancia y mostrar un aumento del 4,8 por ciento en la tasa de conversión alimenticia. Por otra parte, las ponedoras pueden perder aproximadamente 5,2 huevos durante el período de postura de 60 semanas. Cuando las micotoxinas afectan el desempeño, es probable que también haya una pérdida en la rentabilidad. Los productores avícolas deben estar conscientes de los costos de las micotoxinas para un mejor manejo del riesgo.

Debido a las características de las micotoxinas, el análisis de laboratorio de un material de alimentación o alimento terminado es el primer paso para comprender el riesgo. Existe un número limitado de laboratorios comerciales en el mundo capaces de analizar múltiples micotoxinas de una muestra. El laboratorio analítico Alltech 37+®, ubicado en Kentucky, proporciona un análisis completo de 50 micotoxinas diferentes en una sola muestra y también considera el desafío total de las micotoxinas presente en cada muestra, en lugar de solo evaluar las micotoxinas individuales. Como tal, los resultados del análisis reflejan más de cerca los desafíos que enfrentan los productores en la producción comercial. Las aves son susceptibles a las micotoxinas en diversos grados según su especie y ciclo de vida, las muestras analizadas a través del Programa 37+® también proporciona una Cantidad de Riesgo Equivalente (REQ por sus siglas en inglés), un número que calcula el efecto acumulativo de las micotoxinas y el riesgo general para el grupo animal objetivo asociado a la muestra.

La comprensión de la micotoxicosis en aves se complica por la aparición de varias micotoxinas juntas y sus interacciones en el animal, así como los síntomas no específicos. Está claro que la contaminación por múltiple micotoxinas es un riesgo inevitable y costoso en la producción avícola actual. Por lo tanto, es importante utilizar métodos correctos de evaluación económica considerando las múltiples contaminaciones para, luego, controlar el riesgo de micotoxinas en la fábrica de alimento balanceado y a nivel del campo.