Skip to main content

Las industrias estadounidenses de vacuno de carne y leche podrían ser climáticamente neutras en 2050

Ganado vacuno

Los expertos en sostenibilidad Frank Mitloehner y Sara E. Place explican el impacto climático de los sectores ganaderos en el libro: “Pathway to Climate Neutrality for U.S. Beef and Dairy Cattle Production”. 

 

Hacia la neutralidad climática 

Dentro de 30 años, la producción de las industrias cárnica y láctea de Estados Unidos podrían reducir notablemente sus niveles de emisión de metano, dejando así de contribuir al calentamiento global. 

El libro “Pathway to Climate Neutrality for U.S. Beef and Dairy Cattle Production” cuyos autores son Sara E. Place, directora de sostenibilidad de la farmacéutica Elanco, y Davis Frank Mitloehner, profesor en la Universidad de California y especialista en calidad del aire, versa sobre cómo ambos sectores ganaderos podrían alcanzar la denominada neutralidad climática o calentamiento neto cero. Un reto medioambiental al que cada vez más explotaciones ganaderas se están sumando. 

 

Entendiendo el proceso 

El Acuerdo de París es un tratado internacional sobre el cambio climático que pone el foco directamente en el aumento de la temperatura global, que ha de limitarse a menos de 2 grados. En el pasado, el objetivo estaba enfocado en rebajar el volumen de emisiones. Para ello, resulta indispensable contar con métricas que permitan entender cómo intervienen exactamente los gases de efecto invernadero en el calentamiento global.  

Esto es clave para los sectores de ganadería de carne y leche, ya que, a diferencia de la industria del transporte y la energía, emiten metano y no CO2. La métrica GWP 100 (Global Warming Potential) analiza el impacto de gases contaminantes como el CO2, pero no puede hacerlo con precisión en el caso del metano. Resulta, por lo tanto, de poca ayuda para las industrias ganaderas, en su labor por reducir las emisiones.  

Por su parte, la nueva métrica conocida como GWP* (GWP estrella) puede proporcionarles una información más exacta, al analizar la evolución de las emisiones de metano durante un periodo aproximado de 20 años, y al estudiar sus equivalencias con las emisiones de CO2. 

Son muchas las industrias que están participando de este esfuerzo medioambiental y que aspiran a alcanzar la neutralidad climática. En el caso de los sectores de carne y leche el reto es un poco más difícil, puesto que hablamos de gases de corta duración (metano), a diferencia de otros contaminantes de larga duración como el dióxido de carbono (CO2). El objetivo para la ganadería será, por tanto, alcanzar un nivel constante de emisiones.  

 

Producción anual de ganado vacuno de carne y leche de EE.UU. de la cuna a la puerta de la granja, emisiones de CO2-eq, expresadas como MMT de 2010 a 2050 para los escenarios de estudio de caso. Lograr reducciones en las emisiones como se describe a continuación da como resultado en 2050 emisiones de la producción de ganado vacuno de carne y leche en los Estados Unidos de -89 MMT de CO2-eq, lo que significa que no se produciría un calentamiento adicional de las actividades de producción de ganado en ese año. 

 

Requisito principal: esfuerzo  

En el libro se proponen dos posibles vías para que los sectores en cuestión puedan alcanzar esta neutralidad climática prevista para 2050. En ambos escenarios se precisa reducir el nivel de emisiones por animal, lo que a su vez trae consigo la necesidad de replantear las técnicas de producción en las granjas. Es especialmente importante reducir las emisiones de metano entérico del ganado en los pastos, promoviendo nuevos métodos de producción y alternativas de alimentación. 

Escenario de estudio en el caso de productos lácteos: Los cambios supuestos en las emisiones por período de tiempo se indican en el gráfico. El punto en el que las emisiones anuales de CO2-eq no se suman a un mayor calentamiento se indica en el gráfico 


Desde 2013, en California se han reducido en un 25% las emisiones de metano dentro la industria láctea, gracias a las nuevas técnicas de gestión del estiércol. Son datos alentadores de cara a cumplir las estimaciones que se recogen en el libro. De hecho, durante las próximas décadas, podrían llegar a reducirse hasta en un 18-32% dependiendo de la especie y la fuente, pero será necesaria una colaboración colectiva para lograrlo. Tanto es así, que para poder conquistar la tan anhelada neutralidad climática, será crucial que se combinen estas técnicas con la reducción de otro tipo de emisiones, como las del CO2 y N2O de la producción de piensos, del uso de la tierra y la energía, entre otros.  

 

Escenario de estudio en el caso del vacuno carne: Los cambios supuestos en las emisiones por período de tiempo se indican en el gráfico. El punto en el que las emisiones anuales de CO2-eq no se suman a un mayor calentamiento se indica en el gráfico. 

 
Trabajar en un modelo de vida sostenible y respetuoso con el medio se presenta como un deber común a toda la sociedad. La neutralidad climática de la industria ganadera puede ser una realidad en poco tiempo: es un cometido ambicioso, pero factible si todas las partes implicadas ponen de su parte.  

Desde Planet of PlentyTM ponemos especial atención en la importancia de las fuentes de alimentación de ganado, para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Con nuestra iniciativa Planet of PlentyTM pretendemos que agricultores y ganaderos obtengan el mayor potencial en sus explotaciones agropecuarias, logrando sostenibilidad y rentabilidad.  

Loading...